jueves, 28 de febrero de 2013

El tiburón

Estos días desapacibles hacen que tengas que variar el contenido y el lugar de las sesiones previstas. A mi particularmente no me gusta trabajar en el gimnasio y tiene que hacer muy mal día para tener que recurrir a desarrollar la sesión dentro. Además, casi con total seguridad, será necesaria una adaptación de las tareas propuestas e incluso un cambio total, o sea, un pequeño caos. Hoy mismo he tenido que cambiar el Hockey de la clase de 6º por un juego con aros dentro del gimnasio. Lo llamo El Tiburón, o bien el Tsunami o el Naúfrago.

El juego consiste en evitar quedarte sin "isla" y que el tiburón te pegue un mordisco. En realidad es una combinación del típico juego de las sillas y el ahorcado. Os lo explico.

Necesitaremos n-1 aros, siendo n el número de alumnos. Cogeremos cuatro o cinco unidades de cada color (unos cuatro colores van bien). Los distribuimos por el espacio evitando que los de igual color estén demasiado cerca. El alumnado se coloca dentro y queda un/a alumno/a sin aro, es el naúfrago.

Cuando el maestro dice Tsunami, todos cambian de aro y el naúfrago aprovecha para "nadar" hacia una isla. Cuando el maestro dice el nombre de un color, aquellos/as que están dentro del aro de ese color no se mueven; el resto sí. ¡Ah! y no vale volver al aro del que ha salido. El nuevo naúfrago perderá la pierna derecha por un mordisco del tiburón, si lo vuelve a ser en algún otro momento, perderá la pierna izquierda, el brazo derecho, el brazo izquierdo y finalmente la cabeza, con lo que quedaría eliminado y queda como espectador y retiraremos un aro. La partida acaba cuando solamente queda un/a alumno/a "entero".

Es un juego de velocidad de reacción, reflejos y atención. Ha sido un éxito y lo recomiendo para todas las edades, aunque he de reconocer que en primer ciclo el tiburón se pone las botas...

1 comentario:

David dijo...

Como soy profesor de educación física me interesa tener la posibilidad de seguir aprendiendo todo el tiempo cosas relacionadas con esto. En los departamentos en buenos aires en donde vivo es un placer poder ver distintos programas relacionadas con mi profesión